¿Dónde botar pilas? Evitar que contaminen

¿Dónde botar pilas para reciclar y evitar que contaminen?

10 minutos

Las pilas contienen componentes nocivos para el medioambiente y la salud. Te contamos dónde botar pilas para prevenir su contaminación.

Las pilas son residuos peligrosos. Una pila común puede llegar a contaminar 3000 litros de agua; una pila alcalina, hasta 175 000 litros. Si bien, por ley, estas ya no suelen incluir metales pesados como el mercurio o el cadmio, contienen otra serie de sustancias contaminantes que requieren un correcto manejo por personal cualificado y siguiendo los procedimientos apropiados. Para ello, los consumidores debemos depositarlas en los puntos de reciclaje habilitados; a continuación te indicamos cuáles son.

Pilas, ¿por qué debemos reciclarlas?

Las pilas son un producto de consumo, en muchos casos de un solo uso (esto es, no recargables). En el pasado, para prevenir la gasificación y evitar derrames o fugas de su contenido, las pilas eran fabricadas con mercurio. Pero a partir de 1996 comienzan a fijarse límites de esta y otras sustancias peligrosas como el cadmio.

¡Descubre los mejores tips para reciclar en casa y la oficina!

Aunque actualmente las pilas, por lo general, no contienen estos metales pesados —una pila alcalina puede incluir una pequeña proporción de mercurio, inferior al 1 %—, incluyen otros metales y productos químicos que pueden resultar perjudiciales para el medioambiente, causando contaminación química. Así, las pilas se fabrican con zinc, manganeso, cobre, potasio, carbono o grafito, bismuto, plata y plástico, entre otros. Algunos de ellos, compuestos potencialmente tóxicos que en altas dosis producen también alteraciones en la salud humana.

El reciclaje de las pilas en desuso

Las pilas figuran en la lista de productos prioritarios (PP) de la Ley REP, debido entre otras características a su consumo masivo —están presentes en la mayoría de los hogares— y a que incluyen elementos peligrosos y/o tóxicos. Como residuos de PP, requieren una adecuada gestión y tratamiento, alejados del resto de desechos.

dónde botar pilas reciclaje

Las utilizamos de forma cotidiana en mandos a distancia o controles remotos, cámaras fotográficas, relojes, linternas, juguetes, etcétera. Una vez finaliza su vida útil, hemos de depositarlas en los lugares destinados para que sean manejadas por personal capacitado. Este, para evitar posibles intoxicaciones y envenenamiento por alguno de sus mencionados compuestos, seguirá las precauciones necesarias y empleará los procedimientos técnicos y legales de manipulación de residuos peligrosos.

¿Cómo y dónde botar pilas usadas para no contaminar el entorno?

En muchas ocasiones, las pilas se entregan junto con aparatos eléctricos y electrónicos. Como PP, ambos deben entregarse a un gestor autorizado o reciclador de base. En este enlace del sitio web del Ministerio del Medio Ambiente (MMA) puedes encontrar puntos verdes para reciclar tus pilas usadas y evitar así que contaminen el entorno.

En cualquier caso, es muy importante no botarlas a la basura convencional y llevarlas a centros de reciclado de pilas y baterías. También existen puntos de recogida de estos residuos en algunos lugares públicos, y muchos proveedores o tiendas especializadas se hacen cargo de las pilas gastadas. El MMA recomienda, además, que «a la hora de realizar una compra, verifique con su vendedor si las pilas están libres de metales pesados».

Una sola pila puede contaminar miles de litros de agua, o bien algunas de sus sustancias tóxicas ser absorbidas por la tierra, filtrarse al subsuelo y pasar a los seres vivos y a las personas a través de la cadena alimentaria. En este artículo, «¿Dónde botar pilas para reciclar y evitar que contaminen?», hemos comprobado por qué es importante reciclarlas, aprendido cómo, así como los lugares donde hacerlo. Con un simple gesto, evitarás el riesgo que estos residuos suponen tanto para la naturaleza como para nuestra propia salud.

Fuentes de información

New call-to-action

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​

Suscríbete al blog