Carbono neutral: ¿Qué es?

¿Qué es ser carbono neutral y cómo podemos lograrlo?

12 minutos

Si bien las soluciones reales al cambio climático necesitan ser globales, hay elecciones que todos podemos tomar día a día para reducir nuestro impacto en el medio ambiente. A continuación, revisamos el concepto de carbono neutral y cómo podemos alcanzar esta meta. 

Uno de los conceptos más sonados en la conversación en torno al cambio climático es el de carbono neutral pero ¿de qué se trata exactamente?.

Este toma en cuenta la huella de carbono, es decir, la cantidad total de gases invernaderos que vienen de la producción, uso y desecho de un producto o servicio. Estos incluyen el dióxido de carbono – el gas más comunmente emitido por los humanos – y otros, como el metano, el óxido nitroso y demás gases responsables de atrapar el calor de la atmósfera, causando el calentamiento global. 

Cuando vamos a la escala individual, la huella de carbono se refiere a una medida de cuantificación del impacto que nuestras actividades diarias tienen en el cambio climático

¿Qué significa ser carbono neutral?

Ser carbono neutral o apuntar a ello significa contrarrestar y reducir las emisiones de gases invernaderos que nuestras actividades y hábitos generan. 

¡Descubre los mejores tips para reciclar en casa y la oficina!

Para lograrlo, deberemos calcular nuestra huella de carbono primero – puedes hacerlo haciendo click aquí – y posteriormente, realizar diversos cambios en nuestros hábitos. 

Cómo reducir tu huella de carbono 

Independientemente del resultado que hayas sacado en la prueba de huella de carbono, siempre habrán maneras de reducir tu impacto en el medio ambiente y a continuación, explicamos varias de ellas. 

Cambia tus métodos de transporte

Una de las maneras más efectivas de reducir tu huella de carbono viene a través de tus métodos de transporte. 

Para empezar, se recomienda reducir la movilización en auto y, sobre todo, en avión. Según un estudio de 2017, dejar de usar el auto durante un año puede ayudarte a ahorrar hasta 2.6 toneladas de dióxido de carbono – ¡más incluso que evitar un vuelo transatlántico ida y vuelta!.

Si quieres ser carbono neutral, una buena manera de lograrlo es cambiar el auto por una bicicleta y el avión por un viaje en tren. Intenta manejar más eficientemente, de manera que gastes menos gasolina, mantén tus llantas y motor en buen estado y evita el uso del aire acondicionado, si dejar de utilizar tu vehículo no es opción.

Así mismo, tomar un vuelo internacional menos al año puede reducir tu huella de carbono significativamente, igual que compartir el auto más seguido o viajar más en transporte público.

Reconsidera tu alimentación

Las emisiones de carbono globales están estrechamente ligadas a nuestros hábitos alimenticios. El sector agrícola es responsable del 24% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y la ganadería consume tanto, e incluso más, que el transporte mundial. 

Comer una dieta vegana es, por lejos, la mejor opción para reducir drásticamente tu huella de carbono. Incluso, mantener una dieta principalmente vegetariana o basada en pescado es una buena manera de reducir tus emisiones. Cuida tu consumo de lácteos, pues estos igualmente necesitan del ganado para su producción. Busca llenar tu plato con la mayor cantidad de vegetales, frutas y granos posibles. 

Si eres amante de la carne, intenta cambiar la de vacuno por el pollo, o mejor aún, sustituirla por algunas comidas vegetarianas o veganas a la semana. 

Reciclar, reducir, reutilizar y reacondicionar

Las 4 R de la sustentabilidad son indispensables para acercarnos a la meta de ser carbono neutral. 

Reducir nuestro consumo de electricidad, combustibles, ropa, productos y carne. Reciclar nuestros desechos, incluídos los electrónicos. Reutilizar antes de desechar, extendiendo la vida útil de lo que consumes y recuperar los desechos para convertirlos en recursos son maneras básicas de contribuir al cuidado del medioambiente. 

Ejerce tu responsabilidad a una escala más amplia

Además de cambiar tus hábitos en el día a día, ejerer tus derechos como ciudadano y exigir responsabilidad a gobernantes y corporaciones es parte esencial en el camino hacia ayudar el planeta. 

Por lo mismo, es importante que te informes respecto al cambio climático y la huella de carbono para poder compartir esa información con tus familiares, compañeros de trabajo, amigos y conocidos. 

Al momento de votar, elige candidatos e iniciativas enfocadas a proteger el medio ambiente. Conversa con tus representantes locales, sugiere y demanda medidas para reducir la huella de carbono en tu localidad o lugar de trabajo. Involúcrate con grupos de acción climática o iniciativas que contribuyan al medioambiente. 

Al estar bien informado podrás tomar también mejores decisiones como consumidor, evitando comprar a empresas o proveedores que realicen prácticas nocivas con el planeta y, en vez, dirigir tus recursos económicos a quienes sí se preocupan por ser carbono neutral. 

New call-to-action

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​

Suscríbete al blog