reciclaje de electrodomésticos

El reciclaje de electrodomésticos. Todo lo que necesitas saber

13 minutos

Los aparatos eléctricos y electrónicos domésticos incluyen una serie de componentes peligrosos para el medioambiente y para nuestra propia salud. De ahí la importancia de reciclarlos adecuadamente. Te contamos todo lo que hay que saber sobre el proceso de reciclaje de electrodomésticos.

En las últimas décadas, y debido a los avances tecnológicos, se ha producido un significativo aumento de la velocidad a la que se producen los electrodomésticos. Estos pueden volverse dañinos para nuestra salud y para la naturaleza si se desechan de forma inadecuada, pues contienen elementos nocivos y que envenenan los ecosistemas. Gestionar apropiadamente estos residuos puede, no solo prevenir su impacto ambiental sino además convertirlos en recursos valiosos. Averigua cómo reciclar tus electrodomésticos correctamente.

¿En qué consiste el reciclaje de electrodomésticos?

El reciclaje de electrodomésticos es el proceso por el cual se desmantelan los electrodomésticos de desecho y sus partes para su reutilización, bien para su propósito original, bien para algún otro uso. Este proceso de reciclaje se lleva a cabo en tres fases fundamentales:

  1. Desmontaje.
  1. Remoción de componentes peligrosos, que son aquellos considerados perjudiciales por tener propiedades intrínsecas que suponen un riesgo tanto para la salud de las personas como para el entorno.
  1. Destrucción del equipo para recuperar materiales, generalmente por trituración y clasificación.

¿Qué electrodomésticos se reciclan?

Los principales tipos de electrodomésticos reciclables son:

  • televisores;
  • refrigeradores;
  • aparatos eléctricos de aire acondicionado;
  • lavadoras, y
  • computadoras.
reciclaje de electrodomésticos tipos

Estos electrodomésticos están regulados por la Ley Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje. La Ley REP, como se la conoce de forma abreviada, los establece como producto prioritario o PP, en la categoría de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE). Y los considera como tal porque cumplen, entre otros, con los siguientes criterios o características:

  • Son productos de consumo masivo.
  • Con un volumen significativo. Generan gran cantidad de desechos debido a su mencionado consumo masivo, ciclos de vida cortos y pocas opciones de reparación.
  • Son residuos peligrosos para las personas y/o el medioambiente. Aunque en baja cantidad, contienen componentes tóxicos, como plomo, mercurio o plásticos con aditivos dañinos. Al convertirse en residuos, estos elementos no siempre reciben un correcto manejo y son vertidos en rellenos sanitarios —vertederos— y otros destinos desconocidos, contaminando el ecosistema y afectando a nuestra salud.
    También los gases refrigerantes —los gases contenidos en los equipos de refrigeración—, si se liberan sin tratamiento, contribuyen a debilitar la capa de ozono.
  • Son factibles de valorizar. Poseen potencial de valorización de sus partes y piezas. Lo que a grandes rasgos significa que se les puede dar una finalidad útil, un «valor».

¡Descubre los mejores tips para reciclar en casa y la oficina!

¿Cómo debo reciclar mis electrodomésticos?

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) no son basura. En torno al 25 % de los componentes de un aparato promedio son reutilizables. Y el 72 % de sus materiales son reciclables, por ejemplo, aluminio, cobre, níquel u oro.

Los RAEE no deben abandonarse o depositarse en cualquier lugar. Debemos evitar que estos equipos lleguen a los vertederos, donde no solo pierden su valor de reúso, sino que surge el riesgo de que sus componentes peligrosos y/o tóxicos entren en contacto con el aire, el agua o la tierra. La valorización de sus materiales precisa un tratamiento específico, separado de otro tipo de residuos.

Así pues, la REP especifica que, como PP, los electrodomésticos y en general los RAEE deben entregarse a un gestor o reciclador de base autorizado. Esto es, personas y empresas que realizan operaciones de manejo de residuos (recolección selectiva, almacenamiento, clasificación, pretratamiento, valorización o eliminación). Son empresas gestoras de RAEE autorizadas en nuestro país: DEGRAF, RECYCLA Chile y REGENER Chile, entre otras.

Los aparatos eléctricos y electrónicos evolucionan rápidamente movidos por la innovación y los cambios tecnológicos. Estos crecen en nivel de sofisticación, pero también en volumen. Tanto que sus residuos se han convertido en un importante problema ambiental. La reutilización —muchos equipos son reparables o pueden someterse a un reacondicionamiento para darles un nuevo uso— y el reciclaje de electrodomésticos evitan el riesgo potencial para el ambiente y permiten reincorporar sus desechos, transformados en recursos, a la economía, cerrando así el ciclo.

Fuentes de información

New call-to-action

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​

Suscríbete al blog