reciclaje electrónico

El reciclaje electrónico, ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

12 minutos

Chile es el mayor generador de «chatarra» electrónica de Latinoamérica. El reciclaje electrónico es esencial para que los desechos de nuestros dispositivos no afecten a la salud pública y el medioambiente.

Según los datos del informe Global E-waste Monitor 2020, Chile es el país de Latinoamérica que más residuos electrónicos genera. Con casi 170.000 toneladas de basura electrónica anuales, de las cuales solo se recicla en torno al 3 %. El reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos previene el impacto ambiental de sus componentes peligrosos y permite transformarlos en recursos útiles, en el contexto de una economía circular.

reciclaje electrónico

¿En qué consiste el reciclaje electrónico?

El reciclaje electrónico es el proceso que implica el desmontaje y separación de los componentes o elementos de los dispositivos electrónicos, y la recuperación de sus materias primas: plásticos, metales, aluminio, cobre y vidrio, entre otras.

A través de este proceso de reciclaje, los aparatos se despojan de elementos perjudiciales y/o tóxicos como el plomo, el mercurio o los gases refrigerantes. Y el resto de componentes se procesan para fabricar nuevos productos. En otras palabras, estos se reincorporan a la economía favoreciendo un modelo de consumo circular en el que los residuos se transforman en recursos.

¡Descubre los mejores tips para reciclar en casa y la oficina!

Beneficios de reciclar los aparatos eléctricos

Se consideran aparatos eléctricos y/o electrónicos (abreviados AEE) todos aquellos que para funcionar debidamente necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos, así como los dispositivos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes o campos. Las categorías de AEE utilizadas en Chile son:

  • Aparatos de intercambio de temperatura.
  • Monitores y pantallas.
  • Lámparas.
  • Paneles fotovoltaicos.
  • Grandes aparatos, por ejemplo, electrodomésticos.
  • Pequeños aparatos, como los de telecomunicación.
reciclaje electrónico beneficios

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) pueden convertirse en recursos valiosos. Su reutilización por medio de la reparación o el reacondicionamiento y su reciclaje puede, no ya solo evitar el impacto en el ambiente y la salud de sus mencionados componentes nocivos, sino además otorgar a estos dispositivos una nueva vida.

¿Cómo y dónde se reciclan los dispositivos electrónicos?

De acuerdo con la Ley 20920 de Gestión de Residuos y Responsabilidad Extendida del Productor (REP), todo residuo potencialmente valorizable —entre ellos los RAEE— debe ser destinado a tal fin. Así pues, se ha de evitar su eliminación en vertederos o rellenos sanitarios, donde se pierde su valor de reutilización.

La Ley REP regula estos residuos y los establece como producto prioritario (PP), esto es, una «sustancia u objeto que una vez transformado en residuo, por su volumen, peligrosidad o presencia de recursos aprovechables, queda sujeto a las obligaciones de la responsabilidad extendida del productor». Y como PP, los AEE deben reciclarse en plantas autorizadas.

Un hogar promedio en Chile tiene alrededor de 40 dispositivos o aparatos electrónicos. Una vez finalizada su vida útil, estos se convierten en residuos que hemos de gestionar adecuadamente. Conforme a la normativa vigente, los generadores de RAEE —ciudadanos y consumidores de AEE industriales— debemos entregarlos a una empresa gestora o reciclador de base autorizados para su correcto tratamiento y valorización.

Nuestro país ocupa el primer puesto en Latinoamérica en generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, con 8,7 kilos per cápita. Por la vía de la economía circular, un residuo puede transformarse en un recurso, y los desechos electrónicos se consideran recursos valiosos potenciales. Con la reutilización y reciclaje electrónico, damos a nuestros dispositivos una nueva utilidad o valor, evitando así que se conviertan en basura con su riesgo asociado tanto para la naturaleza como para nuestra propia salud.

Bibliografía y fuentes de información

New call-to-action

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​

Suscríbete al blog